jueves, 16 de mayo de 2024

Cíclope 3.0 - 14-05-24


Eusebio Rondel, con la soga a la cintura, junto al resto de compañeros del cuarteto Los Escaladores Subacuáticos, especialistas en tratar con las turbulencias que se forman cuando impacta el Pasado con las Novedades del mundo de la música internacional


Cíclope 3.0 del martes 14 de mayo de 2024.  El último número parece un 9 pero no, es un 4.
En la locución de entrada asevero que, habitualmente, intentamos cumplir con el lema del programa, ya sabes: Escuchamos la actualidad musical a través del Prisma del Tiempo.  Creo que hoy observamos ese principio plenamente y para demostrarlo que mejor que suene la música.  Empezamos mirando hacia atrás, recuperando sonidos bastante reconocibles como los que traen esta banda británica, una de las más longevas de la Historia del Rock: Status Quo.


Status Quo se formó como proyecto en Londres, en 1962, ideado por Alan Lancaster (en la foto, el primero por la derecha de los tres de la primera fila) y Francis Rossi (de los 5, el que tiene bigote).  Grababan por primera vez en 1968, cuando se les había sumado ya Rick Parfitt (en el centro).  La esencia de la banda estaba consolidada con el trío Rossi, guitarra/Lancaster, bajo y Parfitt, guitarra.  Status Quo, con más de sesenta años de existencia a sus espaldas, iniciaron un camino cuyas formas y estilo definió a la banda con un sello de identidad reconocible: un boogie rock, boogie shuffle por el que se sabía que eran ellos.  En 1970 publicaban el single Down The Dust Pipecanción escrita por el cantautor australiano Carl Groszmann y grabada por el grupo.  La armónica que suena la toca Bob Young, que se había unido a Status Quo como su roadie para llegar a convertirse en miembro no oficial, tocando la armónica en varias grabaciones posteriores y coescribiendo muchos de sus sencillos y pistas de álbumes.  Este Down The Dust Pipe con el que hemos comenzado no estuvo disponible en formato álbum hasta el lanzamiento de la compilación The Best of Status Quo en 1973.

Me equivoco en la locución cuando afirmo que el sencillo aparecería en el LP Ma Kelly's Greasy Spoon de ese mismo año.  Lo hizo cuando el disco se reedita años después ya en formato CD y LP también, incluído como típico Bonus Track.
Tres años después, en 1973, Status Quo grababan otra canción que fue un Single con repercusión.  Mezclaban elementos de música árabe y celta y les salió una canción como Gerdundula, una composición original de Tommy James (del proyecto Tommy James & The Shondells) y de Andy Manston (de The Soul Seekerz).  

Sin llegar a ser una foto de los últimos tiempos de Status Quo sí es una instantánea donde se ve claramente la figura de melena rubia de 
Rick Parfitt, el guitarra y voz de la banda que nacía la localidad de Woking, en Surrey, Inglaterra, en 1948 y que fallecía en Marbella, España, el día de Nochebuena del año 2016.
Que hayamos comenzado el programa de hoy con ellos, con Status Quo, es un pretexto.  Todo empieza porque un buen amigo mío, Sebastián Gilbert, me envía un correo con una canción.  Me dice que si me gusta el tema en cuestión me envía el disco completo.  Lo pongo, empieza a sonar y pienso: ¡Por, Dios!  ¡Se parece a la canción Gerdundula de Status Quo!  Pero, no.  No es una versión de la ínclita de SQ ni nada parecido.  Es una canción buenísima.  Le pregunto, porque me la manda sin especificar, que cómo se llama, quién canta.  Me contesta, con sorna, que le resulta raro que no reconozca al cantante, con las veces que han sonado en Cíclope 3.0 el grupo del que es vocalista.  Rayando la desesperación le pido, le suplico, le exijo que me diga quién es (aquí un par de tacos gordos).  Me contesta escuetamente: Grian Chatten.  Pues muy bien, porque no tengo ni idea.  Sí, hombre.  Me asegura que es tan fácil como mirar la lista de miembros de...Fontaines D.C....¡el vocalista, co**!

La canción Fairlies, la que me manda mi amigo, la escucho mientras preparo el contenido precisamente de este programa que tenemos entre manos.  No había escogido aún nada y el tema de Chatten se llevó todos los puntos, todas las probabilidades para que sonara en esta edición.


También lo haría otro corte del álbum que Chatten publicaba el año pasado, 2023, en concreto el 30 de junio, con el título de Chaos for The Fly.




En el primer álbum en solitario de Grian Chatten colaboran una serie de músicos e intérpretes de instrumentos, un montón de paisanas y paisanos irlandeses.  Compañeros de la banda Fontaines D.C. tan sólo el muchacho de la foto, el batería Tom Coll.
Después, de Irlanda nos vamos a Noruega con los sonidos jazzísticos de una banda muy interesante: Elephant9.

Elephant9 existe desde que comenzó el siglo XXI.  En Oslo se reunieron alrededor de un boomerang que recogía un crisol musical en constante evolución formado puntos de fuga, puntos de referencia que se originan en los años 70 y que vienen de Miles Davis, Weather Report, King Crimson, Emerson, Lake & Palmer y Hawkwind, filtrado todo a través de una expresión anárquica pero astuta de tecnología e improvisación que puede variar desde armónico y funky hasta disonante y estridente.  Han recibido considerables elogios y buenas críticas de las comunidades de jazz y rock de todo el mundo por su catálogo de álbumes, comenzando con Dodovoodoo de 2008 hasta su reciente Mythical River de este año en curso, 2024.  A partir de 2012, aproximadamente, comenzó una serie de colaboraciones esporádicas con cierto perfil de continuidad con el guitarrista de origen sueco Reine Fiske.  De hecho, en la locución de esta edición de Cíclope 3.0 aseguro que Elephant9 es una banda que oscila entre formato de trío y de cuarteto.  La primera foto de ellos como trío aparece más arriba.  Cuando participa Reine Fiske entonces son un cuarteto.



De izquierda a derecha, los tres miembros fundadores de Elephant9Torstein Lofthus, batería; Nikolai Hængsle Eilertsen, guitarra bajo; Ståle Storløkken, órgano, piano, teclados.  El primero por la derecha, el guitarrista sueco Reine Fiske

Cuando Reine Fiske interviene con ellos, en los álbumes de estudio, por ejemplo, aparece su nombre y apellido sumado al de la banda.  Si no, sólo el nombre del grupo se reseña en las carpetas.



  














Hay mucho que escuchar de ellos y de las bandas donde Fiske colabora con su ingenio y su guitarra.  Volveremos a escuchar al grupo, al solista y, como digo, a algunos proyectos donde está presente esta más que interesante labor de músicos.  Ahora nos vamos a quedar con algo del origen de esa mezcla de influencias de la que hemos hablado antes.  Cuando escuché a Elephant9, sobre todo su primer trabajo, me llamó la atención la utilización que hacen del órgano, algo que no se apreciaba en música desde los años 70.  Recuerdan y mucho a Emerson, Lake & Palmer.  Para colmo, también en formato de trío.  Por eso vamos a mirar hacia atrás, vamos a traer el sonido de E,L, & P de su primer LP, el que firmaban con los tres apellidos y que tiene cortes como este Knife-Edge.




  
Keith Emerson
nacía en Inglaterra en 1944 y se suicidaba en su casa de Santa Monica en California en 2016, con 71 años.  Fue un teclista extraordinario, muy exhibicionista, cierto, pero un pianista con una técnica exuberante.  Amigo de Peter Hammill un día, en la década de los años 80, le enseñó una canción que había compuesto, un tema instrumental que tituló Empire of Delight.  A Hammill le gustó mucho tanto que decidió escribir una letra para la composición.  A Emerson le gustó muchísimo y le sugirió a su amigo que la cantara él, que la grabara, que la incluyera en uno de sus discos.

Eso fue precisamente lo que hizo Hammill, grabarla para que formara parte de su álbum de 1986, And Close As This.  Nosotros la recuperamos para poder compartirla en el programa.


Ya que hablo de compartir, a mi me gusta citar las fuentes donde encuentro aspectos, puntos de información, que me parecen interesantes para compartir con los demás, por eso a esos amigos que me hacen llegar informaciones interesantes, esos datos que conozco gracias a esos amigos, me gusta reconocerlos y citar sus nombres y apellidos.  Es el caso de Manuel S. Montoto Cortes, que es quien me habló hace poco de un libro sobre Peter Hammill.



 
   
El autor, Marcelo Gobello, es un periodista argentino relacionado con la música.  Amigo de Hammill publicaba el libro cuya portada aparece en la foto y que actualmente está reeditado y puesto más al día.  Es una obra especialmente dirigida a hammillianos aunque igualmente sirve para quien no lo conozca, ni a él ni a Van Der Graaf Generator, y quiera saber de qué va la historia.  El prólogo-introducción, escrito específicamente para la ocasión, lo firma Hammill, y el libro está formado tanto por la Historia de la banda, la de su alma máter en solitario, así como cronología comentada de la obra del grupo como la discografía en solitario de Peter desde el comienzo hasta la fecha que especifica el título, 2006.  La reedición no sé si abarca hasta la actualidad, sólo que se revisita lo ya hecho para ampliarlo.  El libro se puede comprar aquí en nuestro país.
Mientras escribo esta entrada se ha producido el anuncio de esa nueva edición que he citado.
Por ahora está a la venta en formato e-book, en unos días aparecerá el formato de papel, pero ya está publicado Nigromantes.  Fareros y Jardines Abandonados.  Una introducción a Peter Hammill y Van Der Graaf Generator, de Marcelo Gobello.



Hammill defiende la idea, el argumento de que las palabras, sean dichas en el idioma que sea, si se recitan bien, si se expresan con emoción y sentimiento, forman un todo armónico con la música.  Digamos que la musicalidad de la melodía se enriquece con la musicalidad de las palabras, y a la inversa.  Es lo que encuentro en la forma que tiene de hacer música esta persona: Kate Tempest.


Forjando una impresionante y extensa carrera como poeta, rapera, dramaturga y novelista, Kate Tempest ha demostrado un dominio deslumbrante como figura creativa que aborda cada una de sus disciplinas con profundidad y pasión.  Artista de palabra hablada y raper desde su adolescencia,  Tempest nació y creció en Brockley, en el sureste de Londres, en vísperas de la Navidad de 1985, en una familia de cinco hijos cuyo padre era abogado de medios corporativos y su madre maestra.  Trabajó en una tienda de discos desde los 14 hasta los 18 años.  Asistió a la Escuela Thomas Tallis y se salió a los 16 años para estudiar en la Escuela BRIT de Artes Escénicas y Tecnología en Croydon. Tempest actuó por primera vez a los 16 años, en una noche de micrófono abierto en Deal Real, una pequeña tienda de Hip-Hop en Carnaby Street en el West End de Londres.  Esto le abrió puertas y le permitió actuar como figura invitada en varios conciertos notables apoyando a artistas como Billy Bragg.  Obtuvo su título en Literatura Inglesa de Goldsmiths, Universidad de Londres y en 2010 formó el grupo Hip-Hop Sound of Rum al mismo tiempo que comenzaba una labor fructífera en el campo de la poesía.  
La originalidad de Tempest y su conocimiento de las emociones humanas le han valido un amplio reconocimiento por sus libros de poesía y su novela de 2016, The Bricks That Build the Houses, Los ladrillos que construyeron las casas, traducida al castellano por Daniel Ramos y publicada por la Editorial Sexto Piso con el título de Cuando la vida te da un martillo.


  
En el campo de la música Tempest comienza cultivando un estilo de rap directo.  Se une al guitarrista Archie Marsh y al batería Ferry Lawrenson bajo el nombre de Sound of Rum.  En 2008 publican un EP titulado Balance que, tres años después, en 2011, amplían y forman un larga duración del mismo título.



En 2012, publicó el poemario Everything Speaks in Its Own Way.  Un año después
sus intereses se ampliaron al Spoken Word, en el que ha trabajado con la Royal Shakespeare Company, entre otras.  En 2013, vió la luz otro libro de poesía, Brand New Ancients, con el que se convirtió en la persona más joven en ganar el Premio Ted Hughes a la Innovación en Poesía. Posteriormente, en 2014, fue elegida como una de las nuevas voces destacadas de la poesía británica por la Poetry Society.  Ese mismo año publicó Hold Your Own, traducida al español en 2016 por el poeta Alberto Acerete como Mantente firme.
En el género teatral, Tempest ha escrito Wasted (2012), GlassHouse (2013) y Hopefully Devoted (2014).  El proyecto escénico en torno a Brand New Ancients, representado en Estados Unidos y Reino Unido, obtuvo el Premio Herald Angel en el Festival Fringe de Edimburgo.
En agosto de 2020, Tempest anunció ser de género no binario, comenzando a usar los pronombres neutros cambiando su nombre a Kate por el de Kae.  Va a ser quien se encargue de cerrar esta edición de Cíclope 3.0, por cierto, Kae Tempest es una de mis últimas obsesiones en música.  Llamo obsesión sin ningún significado peyorativo a esa música, fragmento de obra, pieza, canción, que me sigue casi a todas partes.  En mi casa hay altavoces y reproductores de música de diferentes tamaños y capacidad para que suene la música mientras se plancha, se hace la comida, limpias los zapatos, te cortas las uñas de los pies...pues Kae Tempest suena todos los días.  Y tengo que nombrar a un buen amigo, responsable porque me dio a conocer a esta artista.  Se trata del compositor e intérprete, multinstrumentista y multidisciplinar, Roberto Sánchez Fransesch, a quien le agradezco mucho conocer a Kae Tempest y a muchos otros y otras y otres.

Cerramos pues con dos cortes de dos álbumes de Tempest.  Uno es del álbum de 2016 titulado Let Them Eat Chaos.  El tema es Lionmouth Door Knocker (Aldaba de puerta de Lionmouth) y lo firma como 
Kate Tempest





 El otro tema pertenece a su último larga duración aparecido en 2022.  Lo último es un EP del año pasado, 2023, que se publicó el 22 de abril.  No lo tengo, pero qué te crees, ¿que no lo estoy intentando localizar?  Los otros trabajos ya los tengo y la obra 
Cuando la vida te da un martillo estoy esperando recibirla.  

En fin, que el punto y final lo pone la canción Salt Coast del álbum The Line Is A Curve de 2022.  Tempest muestra una cosa: que lo que afirma Peter Hammill, que las palabras, sean dichas en el idioma que sea, si se recitan bien, si se expresan con emoción y sentimiento, forman un todo armónico con la música, aunque no se conozca el idioma.  Digamos que la musicalidad de la melodía se enriquece con la musicalidad de las palabras, y a la inversa.  La originalidad de Tempest y su conocimiento de las emociones humanas le han valido un amplio reconocimiento que se lo tiene más que merecido.  Este disco de 2022 lo firma con el nombre ya cambiado de Kate a Kae.


  
Espero que te guste el programa.

Enlace:



2 comentarios:

  1. Si hay algo que siempre me ha gustado, es hablar y escuchar hablar de música a quienes saben y disponen de la suficiente elocuencia (que no es mi caso precisamente), descubrirle nuevas propuestas a otros y que me las descubran. Lo que no es fácil de encontrar es precisamente a esa persona, sobre todo si está acompañada además de una generosidad y dedicación tal como la de Enrique, titular de este Blog y programa musical.
    Por cierto, Elephant9… otro nuevo descubrimiento que me llevo.

    P.D.: DEP Steve Albini (el hombre de la guitarra en la cintura). Su ahora nuevo disco póstumo 'To All Trains' es otra de las suyas...

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus sinceras y amables palabras. Un abrazo.

    ResponderEliminar