miércoles, 29 de noviembre de 2023

Cíclope 3.0 - 28-11-23 - Especial Joe Jackson # 8


Joe Jackson


Cíclope 3.0 del martes 28 de noviembre de 2023, el último martes del penúltimo mes del año, y por ser último martes edición ocupada con la estructura de Especial Discografía, en este caso, Especial Joe Jackson Número 8 que cuenta con dos álbumes: Symphony No1 de 1999 y Summer in the City (Live In New York) de 2000.  Comenzamos por este último porque la Sinfonía Nº 1 merece que la escuchemos completa y, además, haciendo una introducción a cada uno de los cuatro movimientos.  El otro disco, Summer in the City (Live In New York) que, como su propio nombre indica, está grabado en directo, aparecería un año después del trabajo sinfónico, aunque se grabó precisamente antes, en 1999.  Este disco será pues el que abra y cierre esta edición de Cíclope 3.0 que comienza con el tema Summer in the City, una versión de la canción de 1966 original del cuarteto neoyorquino The Lovin' Spoonful.


Summer In The City - Live In New York se grabó en agosto de 1999 durante tres noches en el escenario de la sala Joe's Pub en Manhattan.  El camaleónico Joe Jackson, piano y voz, se reúne únicamente  con sus antiguos compañeros de banda



 

Graham Maby, bajo y voz



y



 


Gary Burke, batería 






Formato de trío: piano, guitarra bajo y batería, para realizar esta actuación de la que se grabaría parte y aparecería en vinilo, disponible en una edición limitada de 1500 copias numeradas individualmente en vinilo de color naranja, dentro de una funda desplegable.  En la actuación que se recoge en este álbum, Jackson demuestra no sólo que no ha abandonado las canciones pop clásicas ni sus propios éxitos dentro del género, sino que las interpreta mejor que nunca.  Doble ración de este trabajo al comienzo: la versión del tema de The Lovin' Spoonful y otra versión, en este caso de The BeatlesEleanor Rigby, con Jackson sólo al piano eléctrico.

Ahora hacemos un giro en el aire, un looping hacia atrás para situarnos en el año 1999.

Entre los meses de marzo y abril Joe Jackson está enclaustrado en los estudios de grabación trabajando lo que será Symphony No 1, que vería la luz el 18 de octubre.  Ese mismo año se publica su autobiografía con el título A Cure for Gravity: A Musical Pilgrimage, sin traducción al español, por el momento.  Desde el lanzamiento de su primer álbum, Look Sharp! en 1979, Joe Jackson ha forjado una carrera musical singular a través de su originalidad como compositor y su postura notoriamente independiente hacia la moda en el negocio musical.  También ha sido una persona muy reservada, cuya falta de interés en su propia celebridad ha sido interpretada por algunos como distanciamiento.  Esa reputación se hace añicos con esta autobiografía donde habla con sinceridad de sí mismo, de su bisexualidad, de los recuerdos enormemente divertidos y reveladoras sobre su crecimiento musical, desde una infancia culturalmente empobrecida en una dura ciudad portuaria inglesa hasta la Royal Academy of Music, pasando por las escenas Punk y New Wave de Londres.  Describe su vida como un fanático adolescente de Beethoven.  Narra cómo fueron sus primeros conciertos de piano para audiencias de skinheads que lanzaban botellas de cristal al escenario, sus días de gira con bandas en salas y clubs olvidados hace mucho tiempo.  A Cure for Gravity es un libro apasionante sobre la música, sobre el proceso creativo.  Nuestro protagonista escribe con admiración sobre George Gershwin como un músico que mantuvo un pie en el ámbito popular y otro en el ámbito de la música académica.  Al igual que Gershwin, Jackson posee una imaginación musical inquieta que lo ha encontrado a caballo entre géneros musicales sin pedir disculpas, poco inclinado a elegir un estilo y ceñirse a él.  Ha demostrado una determinación singular por seguir sus propias ideas en la dirección que estas le llevaran, a pesar de las consecuencias en términos de comercialidad y sus consecuencias en las listas de éxitos.  Sólo necesita escribir lo que su talento le obliga a hacer, después lo graba y lo comparte con quien quiera escucharlo.  Nosotros estamos dispuestos a compartir su música contigo, que estás ahí, como se decía hace años en la radio: a ese otro lado del aparato receptor.

Ahora sí, ahora entramos en el disco protagonista de esta edición de Cíclope 3.0, el álbum de perfil rotundamente academicista de Jackson titulado Sinfonía Número 1.




Una sinfonía es un tipo de composición musical desarrollada en la música académica occidental aproximadamente desde el siglo XVII llegando a su expresión más conocida en el siglo XVIII y compuesta la mayoría de las veces para orquesta.  Generalmente, está dividida en cuatro movimientos, cada uno con un momento y estructura diferente.  Decir que una sinfonía es un tipo de composición musical hecha para ser interpretada, la mayoría de las veces, por una orquesta puede parecer perogrullesco, pero no lo es.  Una pieza de estructura sinfónica no tiene por qué haber sido escrita para una orquesta del siglo XVIII, XIX o XX para ser considerada sinfonía.

Joe Jackson compone una y no es ni para gran ni pequeña orquesta, sino para piano acústico y teclados en general, guitarras eléctricas, bajo eléctrico y bajo acústico, batería, percusión, saxofón alto, flauta, trombón, trompeta, viola, violín y violín eléctrico.

La idea surge como una síntesis de diferentes motivos que se mezclan en la imaginación de Jackson.  Gradualmente fue viendo la sinfonía como un personaje de una novela musical viajando a través de cuatro etapas de la vida.  Es ortodoxo a la hora de estructurarla y la divide en cuatro movimientos.  Vamos a escuchar la obra al completo porque pienso que escuchar un fragmento o dos del disco no da la dimensión auténtica de la obra.

El primer movimiento comienza surgiendo del caos con un solo de saxofón que parece improvisado pero que en realidad contiene la semilla de todo lo que se va a desarrollar después.  Luego, la música se fusiona gradualmente en una especie de personalidad que se va formando como en un viaje en el que se da el descubrimiento de episodios a la vez maravillosos y aterradores, desconcertantes y luego claros y diáfanos: son los recuerdos de un niño jugando en plena naturaleza, probablemente un alter-ego de la infancia del propio autor.

El segundo movimiento, rápido, entra de lleno en la juventud, es tanto enérgico como arrogante.  Se podría decir que es una parodia de un scherzo sinfónico.  En la juventud nada es sagrado o intocable.

El tercer movimiento o movimiento lento recoge un periodo reflexivo de la edad mediana, la edad adulta, el periodo en el que todos tenemos que enfrentarnos a aspectos feos de la Vida: desilusión, depresión, divorcio, enfermedad, muerte...

El último movimiento son una serie de variaciones sobre un tema que ha surgido a partir de elementos de los tres movimientos anteriores.  Este movimiento es una visión de lo que al personaje le gustaría encontrar en la vejez: claridad y equilibrio, como un malabarista que mantiene todas las bolas en el aire, y finalmente, una vez más, la simple alegría de estar vivo.

Cada uno de los músicos que hacen posible esta Sinfonía Número 1 de Joe Jackson son:



Steve Vai, guitarra eléctrica



Mat Fieldes, bajo eléctrico y acústico






 


Gary Burke, batería






Sue Hadjopoulos, percusión















Wessell Anderson, saxofón alto



Patti Monson, flauta



Robin Eubanks, trombón













Terence Blanchard, trompeta







Mary Rowell, viola, violín, violín eléctrico










Piano acústico, teclados, sampling, secuenciador, computadora, música, arreglos, producción... él, 
Joe Jackson.



Volvemos al principio, al disco con el que hemos abierto esta octava entrega del Especial Joe Jackson, el álbum titulado Summer in the City (Live In New York) con el que Jackson entraba al siglo XXI.  El punto y final lo pone un tema perteneciente a aquel primer LP publicado en 1979, Look Sharp!, la canción One More Time.  Por cierto, creo que se me ha pasado dejarlo aquí por escrito, Jackson tiene nuevo trabajo publicado el viernes pasado, 24 de noviembre, se titula What a Racket!, y revive las canciones del enigmático artista del Music Hall inglés de principios del siglo XX, Max Champion.  Es decir, que cerraremos el ciclo de su discografía precisamente con este nuevo disco.
Por hoy esto ha sido todo.
Espero que te guste el programa.

Enlace:




No hay comentarios: