jueves, 2 de diciembre de 2021

Cíclope 3.0 - 30-11-21


Robert and Shana Parkeharrison
 - Suspended Field

 

Cíclope 3.0 del martes 30 de noviembre de 2021, un año que se encamina hacia su fin y antes de dejarnos se lleva a figuras de las diferentes ramas del Arte. Hoy comenzamos con un músico fallecido el pasado mes de octubre, en concreto el día 5: Patrick Huntrods, conocido por el apodo artístico de Pat Fish


Fish fue el motor, el alma máter de la banda británica The Jazz Butcher, activa desde principios de la década de los años 80 hasta entrado este siglo XXI y actualmente, como es obvio al desaparecer su fundador, disuelta.
Patrick Huntrods / Pat Fish nació en Londres pero se mudó temprano a Northampton.  Tras la preparación necesaria pasa por la Universidad de Oxford donde se gradúa en Historia de la Literatura.  La vida académica en Oxford le resulta poco inspiradora y comienza a buscar una vía de expresión a través de la música, vía que se abre en una multiplicidad de grupos: Nightshift, The Institution… nombres cambiantes, metamorfosis que no definen nada concreto sino todo lo contrario, inquietud, una búsqueda de algo que aún no ha encontrado.  Los músicos con los que se reúne son amigos con los que comparten no sólo la pasión por la música sino la búsqueda de una forma de expresión, de un estilo.  En Oxford conoció a Rolo McGinty, más tarde guitarra y voz de The Woodentops; contacta con Jonathan Stephenson y se le une Peter Millson, alias Max Eider, guitarrista.  Se hacían llamar The Sonic Tonix pero lo abrevian a The Tonix, editan un single en el sello Cherry Red y desaparecen.

Pat Fish en los comienzos
de The Jazz Butcher

El personaje del Carnicero del Jazz, Jazz Butcher, se lo inventa Pat Fish en 1981, después de la grabación del single de The Tonix.  Actúan en directo por primera vez el 20 de febrero de 1982.  El Carnicero de entonces incluía a Pat Fish, Rolo McGinty, Jonathan Stephenson, Alice Thompson, que sería teclista de The Woodentops y Owen Jones, batería y uno de los miembros más estables en el seno de la banda.  Max Eider, que había estado en The Tonix, se une a Jazz Butcher en el mes de junio y desde entonces sería una pieza fundamental en el sonido de la banda.
A The Jazz Butcher le dedicaremos el espacio Especial Discografía que, a partir del año que viene, será doble, porque ocupará dos ediciones de Cíclope 3.0: el primer martes de cada mes y el último.  Por eso nos extenderemos más cuando llegue la ocasión.  Por ahora recuperamos dos cortes de dos álbumes de su discografía, uno es Sister Death, que no tiene nada que ver con el carácter de las aventuras de cómics del personaje del mismo nombre sino que el tema se inspira en las últimas palabras de San Francisco de Asís pronunciadas en su lecho de muerte: Bienvenida, Hermana Muerte.  El tema se incluye en el álbum de 1990 Cult of the Basement.  


La otra canción, breve, cantada en francés, pertenece al primer álbum de la banda, In Bath of Bacon, y lleva por título La Mer.



De una canción en lengua francesa a una cantada en español.  Le seguimos el rastro francófono para dar con un compositor español influido por Georges Brassens y Leonard Cohen, un hombre nacido en Madrid en 1944 y fallecido en Zahara de los Atunes en 2015, un hombre llamado Javier Krahe.

Comenzó a estudiar Ciencias Económicas pero los abandonó para dedicarse al Cine como ayudante de dirección.  En París conocería al amor de su vida, Annick, con la que viaja hasta el país cuna de ella, Canadá.  Allí es donde Brassens y Cohen le despiertan su propia voz interior y comienza a escribir textos de canciones sin música.  Quien se encargaría de trenzar las palabras con la música sería su hermano Jorge.  Y así, interpretando otros sus composiciones (Rosa León, por ejemplo), comienza Javier a deslizarse por los vericuetos de los juegos de palabras, de los retruécanos y los calambures.
 
De la discografía de Krahe he escogido un corte del disco Sacrificio de Dama del año 1993, el tema titulado La Yeti (Primera Parte), porque me parece que ilustra perfectamente el universo kraheniano.
Y porque es un puente perfecto para acceder al próximo músico que suena hoy en Cíclope 3.0: Martín León Soto, conocido artísticamente como MALESO.



El proyecto MALESO comenzó en el año 2009 y fue desenrollando la serpentina de la imaginación a lo largo de diez LPs.  MALESO/Martín León Soto, no es un cantautor al uso, lo que habitualmente y, algunas veces de forma cansina, se llama cantautor: músico / poeta que denuncia realidades sociales de desigualdad cantadas con poca instrumentación, casi siempre una digitación de notas escuetas con la guitarra española, y poca, poquísima musicalidad.  MALESO es la realidad de un músico que se ha ido quedando reducido a un componente rodeado de más músicos.  No es un grupo, no es una banda conceptualmente hablando, pero suena como tal, porque Martín no toca él solo, se rodea de otros artífices e intérpretes.  Si ha sonado Javier Krahe es porque va a sonar MALESO, y para preparar su presencia tenía que arreglar el orden de las canciones para que sonara, por derecho propio, este ¡Oh, menaje! (A Javier Krahe)

¡Oh, menaje! (A Javier Krahe)
 iba incluida en el LP Canción Ligera del año 2016.  La música de MALESO no es un reflejo especular de KraheMartín le admira, pero no es un cantautor al uso porque no solo escribe letras con temática social, de amplia cobertura...Martín tiene una carga literaria profunda, cuenta historias que se acercan a un relato al que le pone música, o más bien trenza la literatura de un relato con la partitura de la música.  No me creo ni nunca me creeré esa música compuesta para adornar un poema, un texto.  La musicalidad de MALESO va en paralelo al contenido literario y sí, sus discos se pueden poner en la misma balda que los de Krahe y otros músicos, pero guarda una identidad propia.

El año 2020, de recuerdo tenebroso e infame por la declaración de la
Pandemia de la COVID-19, tuvo en muchos aspectos su lado luminoso.  Para MALESO  significó la aparición de un nuevo disco, Casémonos, un trabajo que se grababa entre 2018 y 2019 y que aparecía con una magnífica portada original de Marcos Gamero.  Y precisamente sería el año pasado, 2020, el año de la Pandemia, el año donde imperaron situaciones negativas, cuando se produjeron nacimientos de proyectos llenos de Vida como es el caso de la aparición del sello discográfico sevillano Felices Años 20Paco Cruces, Paco Trilita, llevaba tiempo gestando la idea y gestionando todo el papeleo que conlleva abrir las puertas de una idea así.  Por fin, Felices Años 20 se hizo realidad a finales del año 2020 y publicaría el primer trabajo que abriría el catálogo del sello, un doble LP titulado Fracasos que no me explico firmado por MALESO.


 
Con el diseño de portada original de Miguel Brieva, la portada del disco es triple


Exterior de la carpeta desplegada



Interior 


Un vinilo blanco, el otro, negro


Las tres canciones que suenan en el programa y 31 más, forman el listado de Fracasos que no me explico, canciones que ya existían en los discos de MALESO autogestionados por Martín, y que hace un año vio la luz con un formato verdaderamente atractivo, realizado con un buen gusto impresionante.  No exagero si digo que ya no se hacen discos así y a un precio tan asequible.  Te dejo el enlace por si quieres contactar con Felices Años 20 XXI



Y cuando se cumple un año, fecha más o menos, Felices Años 20 vuelve con su catálogo para incluir un nuevo título, en este caso firmado por un hombre legendario: Benito Peinado, rebautizado como Bendito Venganza, presenta Las pistas perdidas de Dulce Venganza.




Lo último que se supo de Dulce Venganza, lo último que se conoció de sus grabaciones en estudio fue allá por 1991 cuando se publicó Vida & Color.  Dos años después, en 1993, José María Sagrista grababa y mezclaba en los Estudios Central de Sevilla un álbum que quedó registrado en un máster original… máster que se perdió y del que no se ha sabido nada hasta la década de los años 20 de este siglo XXI, y que es el núcleo de ese segundo trabajo publicado por Felices Años 20 con el título Las pistas perdidas de Dulce Venganza.
El disco no es una antología de viejos éxitos de Dulce Venganza, es un disco con 10 canciones nuevas, grabadas hace casi 30 años, vueltas a masterizar con algún instrumento añadido, pero canciones originales, no publicadas hasta el momento.  Las letras se deben a Benito Peinado Parra, en la música tiene un 50% de responsabilidad, el otro 50 % recae fundamentalmente sobre Juanjo Pizarro, q.e.p.d., guitarra, poderosa guitarra que es la columna vertebral de cada una de las canciones del álbum.  En los créditos están músicos como Paco Cabello Pacoco, guitarra bajo, fundamental en tantas bandas del Pop y del Rock de Sevilla como por ejemplo He.li.o; Juan Acuña Juanvi, teclados y programaciones; Goyo, batería de Los Bombones y All la Glory, percusión adicional; Bendito Venganza voz principal, con el apoyo en los coros de José María Sagrista y Juanjo Pizarro.  Escuchamos en el programa de hoy cuatro temas de este nuevo trabajo de Dulce Venganza que tiene un envoltorio como muy pocos discos llegan a tener, sobre todo, en pleno siglo XXI.
No lo he dicho hasta el momento pero se trata de un LP / CD / Novela.  La presentación del producto te llega con una carpeta de formato triple que guarda, en un lado el LP y en el otro, la novela.  El CD está camuflado entre los collages del interior de la portada.


Los collages son originales de Benito; Paco Trilita se encarga de dar un orden caótico al desorden lógico del tapiz de fotos, dibujos, grabados...en el centro, debidamente acoplado a la carpeta, el CD.







Cuando sacas el LP de su funda protectora de papel te quedas perplejo: un picture disc, un disco pintado por ambas caras con motivos distintos unos de otros. 

Y en la otra apertura de la carpeta, donde iría un segundo LP si el disco fuese doble, ahí te encuentras con la novela Las cosas nunca son como uno quiere que sean, editada por Felices Años 20, es decir, además de sello discográfico, en su segundo año de vida amplían las actividades y los horizontes convirtiéndose también en editorial.






Creo que no queda más por reseñar, así que lo único que me queda es esperar que te guste el programa.

Enlace:



No hay comentarios:

Publicar un comentario