miércoles, 24 de enero de 2024

Cíclope 3.0 - 23-01-24


Paisanos de Vlad Tepes Draculea
y de otros núcleos de Rumanía y los Balcanes

Cíclope 3.0 del martes 23 de enero de este año 2024.  En la edición de hoy la música tradicional de Rumanía y de algunas regiones como Transilvania, así como otros núcleos urbanos de los Balcanes, va a estar presente en el tejido de las canciones que sonarán a lo largo de los 60 minutos del programa.  Nombres conocidos y otros completamente opuestos, menos difundidos pero interesantes, que es lo que importa.  Vamos a comenzar con una banda que ya ha sonado en alguna ocasión.  Se llaman Beirut y aunque actualmente está en activo gracias a su fundador, Zachary Francis Condon, no hace mucho llegaban a ser un proyecto más numeroso.



 

Cinco músicos...pocos son.  Hasta seis y siete miembros han llegado a estar juntos en el grupo Beirut


siempre coordinados por este hombre que aparece en la foto a la derecha, Zach Condon, nativo de la localidad de Santa Fe, en el estado norteamericano de Nuevo México.  Tras los estudios en la Escuela Secundaria viaja por Europa y conoce, de primera mano, la música tradicional centroeuropea y se deja empapar de vibraciones tan variopintas como las de la música de Bulgaria, Albania, la Grecia continental.  En Rumanía le llama poderosamente la atención el aire festoso de algunas melodías.  Asiste a reuniones donde la música folclórica se interpreta de forma espontánea y en una de esas ocasiones conoce a un casi paisano de Nuevo México.  Condon es de Santa Fe, su medio paisano es de Albuquerque y responde al nombre y apellido de Jeremy Barnes.  Está realizando grabaciones de campo: en un magnetofón Nagra, de bobina, va recogiendo sobre todo instrumentos como el acordeón, su elemento de base para interpretar música.  Hay un buen rollo entre ambos y de ese encuentro saldrán colaboraciones posteriores de las que hablaremos y escucharemos dentro de un rato.  Por ahora nos quedamos con Beirut, con quien comenzamos esta edición de Cíclope 3.0


Empezamos por el final.  Quiero decir que comenzamos con lo último que ha visto la luz de la producción del proyecto Beirut, el álbum Hadsel.  En diciembre del año pasado escuchábamos este disco por primera vez.  En la entrada correspondiente al programa donde sonó ya contábamos cómo se hizo y bajo qué circunstancias: era el año 2019, Beirut se encontraba de gira, promocionando el disco Gallipoli de 2019, y Zach Condon cayó enfermo.  Problemas de garganta, problemas emocionales (separación de su pareja) forzaron el final de la gira y Condon tomó una decisión, la de retirarse, sólo, para mejorar tanto física como psíquicamente.  Se marchó a Noruega, al municipio de Hadsel, en concreto al pueblo de Stokmarknes.  Se ubicó en una cabaña, cargado con un equipaje poco ligero: un equipo de grabación, incluido un órgano de bombeo prestado, dos equipos de sintetizadores modulares, una vieja grabadora y su trompeta.  No se olvidó del ukelele.  En una parte del mundo con vistas a las montañas y auroras boreales, donde el sol nunca sale por el horizonte en invierno, se dedicó a componer y a grabar.  Cuando volvió de su estancia en la isla noruega grabó, él sólo, el sexto álbum de Beirut bautizado con el nombre de la localidad noruega donde estuvo retirado, Hadsel.  Rescatamos un corte de dicho disco para recuperar un álbum anterior, el segundo de su discografía, titulado The Flying Club Cup y el corte Cliquot.



 


Un salto más hacia atrás, el primer disco de Beirut, Gulag Orkestar, cuando el proyecto tenía formato de dúo: Zach Condon y la violinista Heather Trost.  Entonces, al principio, Beirut sonaban más en la línea de la música que influyó tanto sobre Condon, todo ese folclore centroeuropeo que palpita en el tema Prenzlauerberg.
Nos quedamos ahora con sonidos originales de Rumanía.



Esta orquesta de 12 músicos es Fanfare Ciocărlia, del pueblo Zece Prăjini, ubicado en Moldavia, al noreste de Rumania.  Su repertorio musical incluye piezas folclóricas tradicionales rumanas, romaníes y de Europa del Este, pero también abarcan arreglos de canciones occidentales como Born to Be Wild, de Steppenwolf, o James Bond Theme
 de John Barry.  Los instrumentos del grupo incluyen trompetas, trompas tenor y barítono, tubas, clarinetes, saxofones, bombo y diversos instrumentos de percusión.  Las letras de sus canciones suelen estar en romaní o rumano.  Su estilo musical proviene principalmente de las tradiciones de la música de baile folclórica romaní y rumana, pero también toman prestado libremente estilos musicales turcos, búlgaros, serbios y macedonios.

En 2016, Fanfare Ciocărlia publicaban Onwards to Mars!, un álbum eminentemente festero donde incluyen este corte, La hora del cangrejo de río.
Otra banda/orquesta también formada por 12 miembros es Taraf Haïdouks 



Taraf de Haïdouks es un conjunto musical romaní, originario de la comuna de Clejani, del distrito Giurgiu en Rumanía.  La traducción casi literal del nombre sería Banda de los hombres malvados o Banda de los fuera de la ley.  El grupo se formó en 1989, poco antes de la muerte del dictador Nicolae Ceauşescu, pero después fueron conocidos por el etnomusicólogo rumano Speranţa Rădulescu, quien primero los grabó en 1983 para el archivo del Instituto de Etnografía y Folklore.  La formación original reunión a 12 músicos que, en ocasiones, pueden llegar a tener 30 componentes en sus filas.  El primer encuentro serio con el mundo occidental se llevó a cabo gracias al etnomusicólogo suizo Laurent Aubert y los músicos belgas Stéphane Karo y Michel Winter.


En 1994, Taraf de Haïdouks publicaban el larga duración Honorables bandidos, caballos mágicos y mal de ojo que, para hacerlo más internacional, pubicaron bautizándolo en inglés como Honourable Brigands, Magic Horses And Evil Eye.  Más música festosa de celebración.
Ahora conectamos con parte del principio de esta entrada, con aquel hombre originario de Albuquerque, Nuevo México, que se encuentra Zach Condon en Rumanía, el hombre que grababa en un magnetofón Nagra todo lo que le parecía susceptible de ser guardado, un músico llamado Jeremy Barnes.

Barnes, multinstrumentista, siente una predilección por el acordeón, instrumento utilizado en el folclore centroeuropeo que tanto lo marcó en su visita a Europa.  Llega a tocarlo en el primer álbum de Beirut, ese Gulag Orkestar que ha sonado en tercera posición en el programa de hoy.  Junto a la violinista Heather Trost formó el proyecto A Hawk and A Hacksaw (Un halcón y una sierra para metales), un dúo cuya música, principalmente instrumental, está inspirada en las tradiciones de Europa del Este, Turquía y los Balcanes.  Ahora vienen una serie de coincidencias curiosas: el primer álbum que graban A Hawk and A Hacksaw fue el que publican con título homónimo en el año 2002.  Este fue un trabajo firmado por Jeremy Barnes en solitario, se encargó de todos los instrumentos, como buen multinstrumentista.  En 2005 la banda lanzó su segundo trabajo, grabado entre Inglaterra, la República Checa y Nuevo México.  Durante la grabación de este álbum Barnes conoció a la violinista Heather Trost y el proyecto se convirtió en dúo.
Ese mismo año, 2005, Barnes se reencuentra con Zach Condon al que había conocido en centroeuropa hacía tiempo, cuando coinciden en Rumanía investigando el folclore de la tierra, etcétera.  Fue Barnes quien pone en contacto a Condon con el pequeño sello independiente Ba Da Bing Records.  Beirut graba su primer disco y en él colaboran los dos miembros de A Hawk and A Hacksaw.  Volviendo al dúo, grabarían un tercer disco en el año 2006.  Y este trabajo conecta con otros de los invitados que aparecen hoy en Cíclope 3.0 y que han sonado ya, la orquesta Fanfare Ciocărlia que colaboraron en la realización del álbum porque fue grabado parcialmente en el pequeño pueblo rumano de Zece Prăjini, de donde son originarios los miembros de la orquesta.  No tocaron todos, pero sí un buen número de sus miembros.  
Abajo, una foto del dúo A Hawk and A Hacksaw en plena actuación.





En el año 2018, A Hawk and A Hacksaw publicaba Forest Bathing (portada del disco a la derecha) que incluye este Alexandria que suena.

Barnes es un músico que ha intervenido en una gran cantidad de proyectos entre los que se encuentran el que protagonizó junto al hombre de la guitarra en la foto anterior, el guitarrista John Dieterich, copartícipe de más de 20 bandas de diferente perfil musical, desde el Rock al Jazz.


Dieterich junto a Barnes firman un álbum de sesgo experimentaloide como es The Coral Casino (portada a la derecha) con composiciones de nombre tan sugerente como este The Frost PocketEl bolsillo helado.
Una aventura más de Jeremy Barnes, esta vez como miembro del grupo Neutral Milk Hotel.



Barnes es el último de la fila, el que sostiene la guitarra.  Entró a formar parte de la banda como batería pero al final tocaba lo que fuera.

El grupo se formó en Ruston, en el estado de Louisiana, en 1989.  Grabaron tres discos entre 1993 y 1998.  El segundo, aparecido en 1995, lo bautizaron como On Avery Island y de este trabajo es del que vamos a escuchar tres cortes hechos uno sólo: 
Avery Island-Gardenhead-Leave Me Alone.
En la recta final del programa de hoy nos vamos a quedar con una banda procedente de Denver, Colorado.  Es un cuarteto de multinstrumentistas que responden al nombre de DeVotchKa.



DeVotchKa fusiona música romaní, griega, eslava, bolero y mariachi con raíces punk y folk estadounidense.  El nombre lo sacan de la jerga juvenil Nadsat inventada por el escritor Anthony Burgess para su novela La naranja mecánica.  Toma gran parte de sus términos de los lenguajes eslavos, sobre todo del idioma ruso.  Fue popularizada por la versión cinematográfica homónima de Stanley Kubrick.  En la película se realiza una depuración y adaptación de los términos para facilitar la comprensión a los espectadores.  En esta jerga un individuo era un cheloveco, una chica era una débochca; los amigos de Alex eran sus drogos; la cabeza era la golová o quijotera; la leche, moloco; la voz era la golosa, rot era la boca, glasos o vidrios los ojos, ruca la mano y noga la pierna.  Los policías eran militsos, un golpe fuerte butcharnó; el sacerdote chaplino y Bogo, Dios.  La propia palabra nadsat significa adolescente.  En realidad nadsat es el equivalente ruso del teen inglés: en ruso, todos los nombres de los números de 11 a 19 terminan en nadsat; análogamente en inglés, todos los nombres del número 13 al 19 terminan en teen.  Debido a la influencia de la película, algunas de estas palabras se usaron durante algún tiempo entre los jóvenes de la época, aunque de forma muy limitada, y no terminaron de encajar en el lenguaje popular.
La banda comenzó a publicar discos con el principio del siglo XXI, en el año 2000.  Tuvieron dos intervenciones muy importantes en el mundo de las bandas sonoras de películas: una en el año 2006, escribiendo a medias con el compositor Mychael Danna la banda sonora original de la cinta Little Miss Sunshine; en 2009 sería el score de la película I Love You Phillip Morris

aunque en este caso no firmaba el grupo al completo sino tan sólo Nick Urata, voz, guitarra y trompeta de DeVotchKa en la foto anterior.
De esta banda vamos a recuperar dos álbumes: uno del año 2011 y otro del año 2018.



Este último, titulado This Night Falls Forever, es un trabajo maduro, bien hecho, con canciones apasionadas como la que traemos, Break Up Song.  El álbum aparecía después de siete años de silencio, cuando se pensó que DeVotchKa había desaparecido como grupo.  Sin embargo no fue así.



El trabajo anterior, 100 Lovers, fue el que marcó esa pausa que a tantos seguidores de la banda les resultó rara.  Estuvieron de gira, promocionando este álbum que tiene canciones como Contrabanda que, nada más comenzar, recuerda la música de Calexico.
Cerrar lo hacemos con el álbum de 2018, This Night Falls Forever, con una canción de perfil épico, Empty Vessels.
Así nos despedimos hasta la semana que viene.
Espero que te guste el programa.




No hay comentarios: