miércoles, 27 de julio de 2022

Cíclope 3.0 - 26-07-22 - Especial The Jazz Butcher # 8 y Final

 


Pat Fish
- (1957-2021)


Cíclope 3.0 del martes 26 de julio de 2022, último Cíclope de la temporada que está ocupado con la octava edición y última del Especial The Jazz Butcher, una edición especialmente triste porque se termina no porque la banda no haya grabado más discos sino porque su alma máter, Pat Fish, nos dejaba, fallecía el 5 de octubre del año 2021.

El último álbum de la banda, The Highest in the Land, se publicaba el 4 de febrero de este año en curso, 2022.  Fish no llegó a conocer las mezclas finales ni su edición.  Es un disco de carácter póstumo, cuajado de vida, como la música que hizo nuestro protagonista.

Pat Fish, cuyo nombre real fue Patrick Huntrods, nacía el 20 de diciembre de 1957 en Londres y creció principalmente en Northampton.  The Jazz Butcher fue el vehículo de expresión de este prolífico cantante y compositor que adoptó el pseudónimo de Pat Fish, un excéntrico y arquetípico británico cuyo agudo ingenio observacional y dones para para la melodía, condujo al grupo a través de constantes cambios de alineación, mutaciones estilísticas que incluían el Jangle Pop, el Jazz, Punk, Cabaret, todo dentro de un crisol en el que variaban no sólo los géneros, también los miembros de la banda y una serie de cambios de nombre.  Independientemente de los músicos involucrados, el estilo de la música que hicieron o el nombre que tuvieran, Fish escribió y grabó canciones alternativamente divertidas y desgarradoras, tremendamente complicadas y alegremente sencillas a la vez.

Se sentía inglés europeo, no podía con la política de Margaret Thatcher y detestaba el ínclito BREXIT y defensores del concepto como Boris Johnson.  Me pregunto qué habría opinado con el resultado final del tan traído y llevado Brexit.

El comunicado de la muerte de Fish lo realizó su amigo Max Eider a través de Facebook.  Dijo que Pat había muerto en paz, en un hospital, sin sufrir ninguna agonía prolongada.  Si buscas información en la Red encuentras que no se sabe a ciencia cierta las causas del fallecimiento.  Nada más conocerse la noticia, en un blog inglés cuyo nombre no recuerdo, el responsable del blog, un inglés afincado en Londres, facilitó unos datos francamente interesantes: el 4 de octubre The Jazz Butcher tenía previsto un concierto en Londres, concierto que no se llevó a cabo porque, minutos antes de empezar, salió al escenario el mismísimo Pat Fish para decir que no se encontraba bien y que por tal motivo la actuación se posponía.  Que los asistentes guardaran las entradas porque servirían para el concierto que se llevaría a cabo en una fecha no muy lejana.  Gracias y perdonen las molestias.  Pero no pudo ser: Fish fallecía al día siguiente.  El responsable de ese blog, uno de los asistentes a esa actuación que no se llevó a cabo, dio la información de primera mano, pero actualmente el blog ha desaparecido, sabe Dios por qué.  Copié la dirección de la página pero no hice una copia del contenido, torpeza por mi parte.  Sí se sabe que nuestro hombre estaba afectado por un cáncer del que no hablaba, no se supo dónde estaba centrado y si había algún tipo de metástasis.  La mañana de su fallecimiento, estaba en su casa, un piso compartido con un amigo.  Estaba tomándose una taza de café y Pat cayó desplomado al suelo.  De ahí al Hospital y esa noche del 5 de octubre nos dejó.  Se fue el hombre que no buscó ser un mito de la escena del Rock si no era para actuar y transmitir las ganas de vivir y sus canciones en vivo.  Siempre fue un músico creativo que buscó la comunicación con otros músicos para enriquecer las canciones que componía.  En Max Eider, compañero de estudios en la Universidad de Oxford, encontró el referente principal, convirtiéndose ambos en amigos y colegas en aquellas primeras formaciones de grupos como NightshiftThe Institution o Sonic Tonix, bandas que nunca grabaron un disco pero que sirvieron para que más tarde se formara el núcleo de la esfera Jazz Butcher.




El grueso del programa de hoy, de este Especial The Jazz Butcher # 8 y Final, está ocupado por el álbum The Highest in the Land.  La semana pasada comentaba que nos quedaban 3 discos por revisar del grupo, en el espacio anterior nos quedamos con 2, hoy con el tercero.  Si lo hubiésemos concentrado los 3 álbumes en un sólo espacio se habrían quedado fuera un montón de canciones que merecen la pena ser revisitadas como las 7 composiciones que extrae el Cíclope del último trabajo del Carnicero del Jazz, temas donde el ingenio de Fish vuelve a jugar con la figura de personajes en canciones como Melanie Hargreaves' Father's Jaguar, algo usual en su obra, la utilización de figuras con nombre y apellido.  Es un disco en el que no proliferan los temas acelerados, rockeros, son canciones con un perfil más calmado, con el uso de la trompeta en varias composiciones interpretada por Simon Taylor (no hay foto de él).



En el bajo un músico inglés de larga y amplia gama de colaboraciones, Tim Harries (foto de la izquierda).
  




En la batería, Dave Morgan, que ya había pasado por las filas de The Jazz Butcher, un hombre de larga tradición en el mundo del Rock que venía de tocar en proyectos como Primal Scream, Spacemen 3 o The Weather Prophets entre otros.
Las guitarras en manos de guitarristas como Joe Woolley, Peter Crouch, Stevie Gordon, por supuesto Max Eider y Pat Fish.  De la producción se encargó Lee Russell.
Hasta aquí ese álbum póstumo, The Highest in the Land, el último trabajo de The Jazz Butcher.  Nos queda tiempo para poder escuchar algunos fragmentos de los discos en solitario del responsable del sonido de guitarra de la banda, Max Eider.


Eider 
dejaba el seno del grupo en 1986.  En 1987 se metía en los estudios de grabación y le daba forma al primero de los cinco álbumes que publicaría entre 1987 y 2014.





Con formato de cuarteto (guitarra bajo, batería, teclados y guitarras), con la colaboración de un antiguo compañero, el percusionista Owen Jones que aquí hace coros en algunas de las canciones, en 1987 aparecía The Best Kisser in the World, con producción de John A. Rivers, responsable del sonido final de algunos de los primeros trabajos de The Jazz Butcher, y Eider coparticipando de la producción.  Eider en solitario suena a Jazz Butcher, como no podía ser de otra forma.

Antes de volver al seno del grupo donde creció Eider graba Hotel Figueroa, 2001, Back in the Bedroom, 2007 y Disaffection en 2010.  Si en 1987 sonaba a Jazz Butcher, en 2010 está aún más cerca de dichas maneras.  De este álbum nos quedamos con un par de temas escritos en letra y música por él, como lo está el disco entero.  Colaboran viejos conocidos como Pat Beirne que volvería a hacerlo con el grupo en fechas posteriores.  Eider canta, compone y toca la guitarra mientras John A. Rivers vuelve a encargarse de la producción.


De la discografía del que fue el hombre de confianza de Pat Fish nos quedamos con un tema más en este caso una composición incluida en el trabajo del año 2014 titulado Duckdance.  Aquí los créditos están reducidos a lo mínimo: Max Eider, guitarras, composición y voz; June Miles-Kingston, en la foto inferior izquierda, voz.

Un disco con seis temas uno de los cuales dura casi 13 minutos y otro cantado en japonés, 心配しないで,    traducido al inglés como Don't Worry y al español como No te preocupes.  De nuevo John A. Rivers en la producción.






Con ese espíritu volvería el guitarrista al proyecto The Jazz Butcher seis años después, en el año 2000.  Y cuando todo parecía entablar un camino luminoso llegó el Destino con sus argumentos incongruentes y se llevó al bueno de Pat Fish.  20, 21 años duró ese reencuentro desde 2000 a 2021 donde The Jazz Butcher no fue prolífico en grabaciones pero sí en actuaciones en vivo.  Fish no buscó el rastro estrellado de la figura icónica del Rock, siempre se mantuvo detrás de ese maquillaje de los pseudónimos que le permitía adoptar diferentes alter-egos.  Era un miembro más del grupo, descargando la furgoneta y el material instrumental para llevarlo al escenario.  Era un buen tipo, amable y simpático.  Descanse en Paz.  
Pero he querido que el final lo ponga una de esas canciones aceleradas de Pat Fish.  No pudo conocer el desarrollo del BREXIT ni los escándalos de Boris Johnson, idea y figura que detestaba por igual; como ya he dicho más arriba, tampoco estuvo de acuerdo con Margaret Thatcher.

En 1995 aparecía el álbum Illuminate, un disco en el que trataba ese desacuerdo con la Dama de Hierro en la canción Cops and Hospitals que sirve para cerrar el programa de hoy.
Cíclope 3.0 descansa durante el mes de agosto porque Radio Tomares así lo hace, y si la madre nodriza se toma un respiro, el resto de argonautas estereofónicos hacen lo mismo.
Volveremos en septiembre, el martes día 6, con el Especial Dead Can Dance # 12.  El último martes de mes, el 27, iniciaremos el segundo Especial Discografía del programa que estará ocupado por Peter Murphy, donde sonarán, como es lógico, Bauhaus, la banda en la que creció el cantante y compositor.
Cuídate mucho, eres imprescindible para que Cíclope 3.0 siga existiendo.  El blog Lágrimas de Valium no cierra en agosto, continúa con otras propuestas.
Hasta septiembre, Felices Vacaciones.

Espero que te guste el programa de hoy.

Enlace:


No hay comentarios:

Publicar un comentario